Feel&Bike. Tu centro inbike en Pamplona
Triángulo

Importancia de variar nuestros entrenamiento de “cardio”

En Ciclo Indoor / Entrenamiento funcional /
24/04/2017 0 comentarios

Por IAranzabal.

Mucha gente está habituada a no variar mucho sus ejercicios a la hora de entrenar, bien porque no conoce una variedad amplia de ejercicios o bien porque le da pereza cambiar su rutina. Esto se da tanto en los ejercicios de musculación como en los ejercicios más cardiovasculares (cardiovasculares nos referimos en este caso al correr, la bicicleta, el remo, la elíptica, etc). En ambos aspectos es aconsejable variar pero en este post nos vamos a centrar en la importancia que tiene variar los entrenamientos más cardiovasculares.

Hoy en día en el mundo del fitness está muy de moda las actividades como el running, o el ciclo indoor. Son dos disciplinas que realizadas de manera correcta son muy recomendables tanto a nivel cardiovascular como incluso estético (se pierde calorías y ello implica una pérdida de grasa). Tal y como hemos explicado en posts anteriores los beneficios son muy amplios pero también debemos decir que es aconsejable que variemos estos entrenamientos y que no hagamos siempre la misma disciplina. Estamos hablando de no sólo variar los métodos de entrenamiento dentro de una misma disciplina (es decir, no realizar series interválicas corriendo y luego tiradas largas) sino cambiar de disciplina para no entrar en una monotonía peligrosa. Al final, el cambiar de disciplina tiene una serie de ventajas a nivel muscular que es muy aconsejable tenerlas en cuenta:

  1. Utilización de diferentes grupos musculares: Aunque tanto para el running como para el ciclo la musculatura más utilizada sea la del tren inferior, en el ciclo los cuadriceps y los glúteos son más utilizados mientras que en el running los gemelos tienen una función muy importante. Bien es verdad que los músculos del tren inferior son los que más trabajan en ambas disciplinas pero hay músculos que tienen una carga más relevante en una disciplina que en otra.
  2. No cargar los mismos grupos musculares: Muy relacionado con el punto anterior, si no cambiamos de disciplina, los músculos que estamos ejercitando son siempre los mismos. Esto puede tener consecuencias negativas ya que podemos sobrecargar los músculos. Aunque nuestro objetivo sea correr una maratón y debamos poner nuestro foco en el running, alternar de vez en cuando de disciplina nos puede ayudar a relajar la musculatura y seguir fortaleciendo otras áreas muy importantes también para el running. Por ejemplo: uno de los ejercicios que más se suele trabajar a la hora de preparar una carrera a pie (sea la distancia que sea) son los ejercicios que retrasan la aparición del lactato (sustancia deriva en la aparición de la fatiga). Podemos lograr este objetivo realizando ejercicios en la bicicleta (haciendo series en vez de en la cinta de correr, en la bicicleta estática).
  3. Combatir la rutina y aliviar la mente: Éste es un aspecto muy importante aunque no lo parezca. El entrar en una rutina de entrenamiento nos puede fatigar mentalmente. En muchas ocasiones no somos conscientes de que no cumplimos nuestra sesión de entrenamiento porque mentalmente estamos fatigados por cualquier motivo (bien sea porque hemos tenido un día duro en el trabajo, por el estrés que podemos tener, etc). Pero en muchas ocasiones ese motivo es la monotonía, el estar haciendo cada día de entrenamiento lo mismo. Por ello, es muy recomendable cambiar de disciplina y aliviar la mente.

Como veis, el variar los entrenamientos es fundamental no sólo para evitar posibles sobrecargas y lesiones, sino también para no entrar en una monotonía que puede influir en nuestro rendimiento.

Los comentarios están cerrados.